NADA SERA TUYO







El día nació profundo y criminal
con insolente destello de odio.


La arena del viento pule sus muertos
y retuerce en la calle plural
su hachazo invisible.


Muertos que clavan agujas de siglos;
recuerden que esta raza maldita
devasta sus propios retoños.


Las puertas del odio
nos pierden
la clave de todo.
.
.
.