ROSARIO




La furia total y no incluida en el poema es mi deseo.


Ese que en las noches
me atrapa subiendo
por tu escala de gata.
¿Tú me crees?


Y la gira y la tuerce Moebius
y no sé si subo
o bajo de cabeza
pues te llevas la rosa de mis vientos
colgando primero y muy mordiendo
junto al esposo que te escolta.
.
.
.